Parque Fátima Jinnah

El parque Fátima Jinnah ocupa uno de los sectores enteros de Islamabad (F-9)

Su nombre es el de la hermana del Padre de la Patria, Muhammad Jinnah. Fátima Jinnah nunca se casó. Fue la fiel compañera de su hermano, que quedó viudo joven. A falta de una primera dama, entonces, en ocasiones se la llama a ella, afectuosamente, la “tía de la Patria” 🙂

Uno de los desafíos de erigir una ciudad desde cero (sea Buenos Aires hace 500 años o Brasilia hace 50) es cómo “rellenar” con gracia los sectores vacíos.

Esta inmensa área verde en Islamabad hace eso, con su vista a las ceranas colinas de Margalla, sus extensos senderos bellamente parquizados. Brinda la oportunidad a los peatones – esos marginados de ciudades pensadas primero para el automóvil, como Islamabad – la oportunidad de ejercitar las piernas. Si bien como se ha dicho antes la ejercitación física en público no ocupa un lugar en la cultura tradicional (por las inhibiciones a exhibir el cuerpo y la norma sobre la modestia femenina que confina la mujer al hogar) este parque pertenece a la generación modernizada que fundó Paquistán

Podrán encontrarse familias paseando (no parejas 🙂 ) y hombres practicando varios deportes o esa rareza, haciendo jogging. Incluso la ocasional mujer o extranjero imitándolos. En verano todos a partir del atardecer (fotos) que hacerlo antes sería como hacer jogging al sol del Sahara…

El pabellón cerca de la entrada desde el sector F-10 (fotos) es una réplica gigante en mármol de un típico kiosko (chatri) del arte mogol. Su cúpula interior está recubierta del típico mosaico formado a base de espejos (abajo).

Sobre el costado que bordea las sierras de Margalla, puede observarse otra rareza por aquí, una serie de esculturas modernas junto al sendero del parque..

Abajo se halla el mapa con la ubicación. Si recordamos que cada uno de los sectores de Islamabad mide más de 1.5 kms. de costado, puede imaginarse la extensión del parque..

Anuncios

2 comentarios sobre “Parque Fátima Jinnah

Agrega el tuyo

  1. ¡Qué lindo que la llamen Tía de la Patria!
    Cuánto enriquecen nuestras vidas esos tíos amorosos que se toman el tiempo que a veces los padres no tienen con los sobrinos, verdad? Yo por ejemplo, recuerdo que mi tía Patrricia nos llevaba a todos los sobrinos al cine por Belgrano. Eramos una banda y la pasábamos de lujo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: